?> La primera novela de Carlos Montero (‘Física o química’) :: Nacho Medivas : periodista, guionista y social media manager

La primera novela de Carlos Montero (‘Física o química’)

By admin

El guionista Carlos Montero, creador de “Física o química”, presenta su primera novela “Los tatuajes no se borran con láser”. Una historia sobre una chica adolescente que habla sobre influencia, modelos de referencia y tragedias que comienzan en jacuzzis…

Los tatuajes no se borran con láser, de Carlos Montero con Javier Calvo

Titulares:

  • “Mi modelo de referencia profesional es la Santísima Trinidad: Aron Sorkin, Ryan Murphy y Alan Ball. Y también David Kelly”.
  • “Me gusta pensar que muchos lectores se puedan creer que todo lo que cuento ocurrió de verdad”.
  • “Cuando matas a un personaje porque es lo mejor para la trama es una decisión dura por todo lo que supone dejar a un actor sin trabajo”.
  • “Estoy orgulloso de haber luchado por un personaje como Fer de Física o química”.
Los tatuajes no se borran con láser, de Carlos Montero

Carlos Montero, guionista y escritor.

En “Los tatuajes no se borran con láser” hay referencias a la serie “Física o química” y dos targets representados: el adolescente y el adulto. ¿Qué condiciones pone la editorial a tu historia?, si es que pone alguna.

Cuando la editorial contacta conmigo me propone escribir una novela juvenil. Pero yo tenía ésta a medias y se la enseñé. Y aunque no era lo que ellos tenían en mente les gustó mucho y me pidieron que la acabara. Así que condiciones no se puede decir que me hayan puesto muchas… Y la gran pregunta una vez acabada era a qué tipo de público iba dirigida. Y siempre contesto que va dirigida al lector que se atreva a asomarse a ella. Puede tener dieciséis años o sesenta y siete. Si se asoman, estoy convencido de que la disfrutarán.

Asia, la protagonista adolescente, tiene un modelo a seguir, el personaje de Rebeca de su serie favorita “Tabula rasa”. Por otro lado, Sandra, la agente del guionista, nombra todo el tiempo a su mentor Jimeno. ¿Quién es tu modelo de referencia en lo personal y quién tu modelo de referencia profesional?

¿Mi modelo de referencia en lo personal? Vaya, qué pregunta más difícil. Supongo que cualquiera que haya conseguido llevar una vida lo más parecida a lo que deseaba. Ya, ya sé que es irme por la tangente. Pero te juro que no sé qué contestar. Seguro que en un par de días se me ocurre alguien concreto y digo, mierda, por qué no se me ocurrió antes de ayer.

Es lo bueno de escribir ficción, que puedes buscar la mejor respuesta durante días y luego hacer como que al personaje se le ocurre en el momento. Lástima que esta entrevista no forme parte de un capítulo de la novela…

En lo profesional es más fácil. Quique, el personaje guionista de la novela, cita a su santísima trinidad: Aron Sorkin, Ryan Murphy y Alan Ball. Yo añadiría también a David Kelly, y unos cuantos directores de cine. Pero no voy a aburriros. También citaría a unos cuantos guionistas españoles, pero como son amigos, va a parecer peloteo, así que eso te lo cuento con una cerveza delante.

Uno de los protas del libro es Quique. Él es un guionista de éxito, creador de una serie de adolescentes que causa polémica en el sector conservador, con un guaperas (Óscar Antunes), dos personajes gais y una actriz principal que ha sido modelo (Alba Blanco). Sé sincero, ¿cuánto de ficción hay en tu novela?

No sé quien dijo aquello de que cualquier biografía por muy veraz que sea siempre es ficción, por el simple hecho de escribirla, de ordenar los acontecimientos, de darles un sentido… En el momento que la realidad la trasformas en historia, la conviertes en ficción. Dicho esto, puedo decirte que en la novela juego con esa ambigüedad entre la realidad y la ficción, no dejan de ser guiños a los seguidores de la serie, me gusta pensar que muchos lectores se puedan creer que todo lo que cuento ocurrió de verdad.

Los capítulos terminan en alto, hay dos tramas principales que se juntan en un momento dado y también subtramas… ¿Qué diferencias has encontrado entre escribir para Televisión y escribir Literatura?

Me daba tanto respeto, por no decir miedo, escribir una novela, y a la vez tenía tantas ganas, que sólo lo pude hacer engañándome a mí mismo, y pensando todo el rato que no estaba escribiendo “literatura”. Que lo mío era como un guión pero con más palabras. Por supuesto hay muchas diferencias. Estás más solo, y no hay nadie entre la novela y el lector. Siempre digo que un guión no es más que el plano para guiar a los demás, directores, técnicos, actores, a construir el edificio. Y sin embargo la novela es algo más que el plano, es en parte el edificio, y es el lector el que lo acaba de construir. Por eso de una misma novela hay tantas interpretaciones como lectores.

En la novela, Quique mata al personaje de Óscar Antunes. ¿A cuántos personajes has matado? ¿Y cuál es la mejor forma de eliminarlos?

Tampoco he matado a tantos. Y generalmente era porque el actor o la actriz lo pedían porque se querían ir. Cuando lo haces porque crees que es lo mejor para la trama o porque el recorrido del personaje se ha agotado, siempre es una decisión dura por todo lo que supone dejar a un actor sin trabajo.

¿Y la mejor manera de eliminarlos? Bueno, depende de la serie en la que estés. Un suicidio, un asesinato, un tiro, una enfermedad, un atropello… hay infinitas formas de morir.

En el libro, el creador de la serie aconseja a su equipo que elija bien las batallas que quieren luchar. Como las batallas no peleadas quizás no se puedan contar… ¿Qué peleas sí has luchado en tu carrera de guionista?

Unas cuantas, con mayor o menor éxito. Y seguramente hay más derrotas que victorias. Estoy orgulloso de haber luchado por un personaje como Fer. Y también de no hacer ciertas concesiones para rebajar el tono de alguna que otra secuencia. Otras, eso sí, me las he tenido que comer con patatas.

Luchaste por el personaje de Fer. ¿La cadena no lo quería? ¡Si fue uno de los más emblemáticos!

La idea del personaje gay al principio no les hacía del todo feliz, aunque me dejaron. Y luego sí costaba mucho darle tramas sentimentales, siempre era algo que querían posponer. Aunque he de reconocer que tanto la productora como la cadena se iban dejando convencer de todo o de casi todo. Así que no me puedo quejar. Estuvieron a la altura.

Tres paralelismos entre la novela y “Física o química”: los personajes adultos se equivocan tanto como los adolescentes, en algún momento empiezan de cero y hay un giño de chicas en remojo que hacen que sus amigos se desnuden (con el capítulo 04×01 de la serie). De los dos primeros, ¿se puede decir que forman parte de los temas que te interesan?

Jaja, que majo, ¿por qué quitas de la ecuación el tercer paralelismo? Yo creo que los tres forman parte por igual de los temas que me interesan. Hay más, qué conste. No digo paralelismos, sino temas que me interesen. Creo. Pero me ha encantado tu análisis. Y qué conste que ese capítulo que mencionas es mérito de Jaime Vaca. Fue él quien lo escribió y suya fue la idea.

Pregunta obligada. Estudiaste Comunicación (1º, 2º y 3º son comunes a Periodismo) y en la novela el guionista es carne de un programa sensacionalista, incluso hay un personaje que recrimina: “¿cómo te fías de un periodista?”… Va, ¿qué opinas de la prensa?

El otro día Paco Tomás, en su estupenda Wisteria Lane, me recriminó también lo mismo. Que trataba fatal a los periodistas en mi novela. Y ahí fue la primera vez que me di cuenta de eso. Soy un ávido consumidor de prensa, y de los pocos que sigue comprando todos los días el periódico, y antes ya he leído los titulares en el Ipad sin salir de la cama. Me encanta la prensa y odio que estén cerrando tantos medios y echando a tanta gente. Creo que es una desgracia para todos. Perdemos mucho.

Hay muchas formas de ser un buen padre, pero la historia opta por que lo mejor sea no enterarse de ciertas cosas. Si tuvieras un hijo hoy, ¿qué actitud crees que tomarías?

Sería un padre cagueta, seguro. De los de: “niño, no te asomes ahí, baja de ese columpio que está muy alto. ¿Y no podías empezar con los porros a los veinticinco y no a los catorce?”

Tu novela habla de la influencia. Has estado en la lista del diario El Mundo de las personas más influyentes. Sé que con tu libro lo que buscas es plantear preguntas y no dar soluciones pero tu novela también tiene un final que has elegido… ¿Eres influyente o no?

No soy influyente ni con mi perro. A mí no me hace caso nadie. Y lo bien que se vive así.

No te pierdas el vídeo de la promo con los actores de “Física o química”, Javier Calvo y Ana Milán:

¿Y tú, qué opinas? ¿Influyen las series de televisión?

Archivado en: Periodista • Lunes, Octubre 1st, 2012
 

Dejar un comentario

Protected by WP Anti Spam


Perfil

Licenciado en Periodismo y Máster en Creatividad y Guiones para Televisión por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.